Todo es comunicación

Todo es comunicación

¡Bienvenidos!

Estas en el blog del equipo No. 1, aqui puedes opinar y ayudarnos a clarificar nuestro paradigma:"La comunicación siempre es efectiva".
Lo importante es que participes, para asi poder llegar juntos a una conclusión en común.

¿Consideras ser una persona que se comunica efectivamente?

sábado, 22 de septiembre de 2007

Comunicación efectiva segun Kelly Services (Outsourcing en capital humano)


Hablar no cuesta - La Comunicación no tiene Precio.
Nueve reglas para una comunicación más Efectiva.¿Recuerda el juego de los niños "Teléfono descompuesto”? En el que un grupo de niños se sienta en un círculo y uno de ellos empieza susurrándole un mensaje simple a la persona al lado de él o ella. Esa persona, a su vez, pasa el mensaje al próximo niño, y así sucesivamente, hasta que finalmente regresa a al creador del mensaje inicial. Por supuesto, el mensaje final lleva solo un pequeño o nulo contenido del mensaje original. Lo mas cómico es la distorsión del mensaje final.
Esto sucede en la vida real. Solo que los resultados no son siempre tan divertidos. Los mensajes deben ser claros o la información se distorsiona y la conversación se sale del contexto. La comunicación es una habilidad que requiere mucha disciplina y trabajo. Usted puede llegar mas lejos si aplica algunas de las siguientes reglas:

Búsque algo en Común. La meta de la comunicación es conectarse con otra persona. Para que esto sea posible primero debe saber de donde viene y que hace. Considere a un niño de 3 años y medio que come una manzana en el asiento de la parte de atrás del automóvil cuándo preguntó, "¿Papá, por qué está poniéndose mi manzana castaña"? "Porque," su papá explicó, "después de que comiste la cáscara, la carne de la manzana entró en el contacto con el aire la oxidó, lo que cambia su estructura molecular y así la convierte en un color diferente". Entonces el niño preguntó, "Papá, ¿estas hablando conmigo?”. Hable con ellos en su propio nivel y observe la efectividad de la conversación.


Escuche. Nos dieron dos orejas y una boca por una razón. Recuérdelo. Hable sólo medio tanto cuando usted escucha. No se pierda tiempo pensando que va a decir o en que momento lo va a decir mientras la otra persona está hablando. Usted tiene que concentrarse totalmente en lo que la otra persona está diciendo verbalmente, físicamente y emocionalmente.


Escuche realmente. Tomando una página del Best Seller de Stephen Covey, Los Siete Hábitos de la Gente Altamente Efectiva, Primero buscan entender para entonces ser entendidos. Líbrese de los filtros personales, asunciones, juicios y creencias que disfrazan lo que usted oye y la manera que usted oye.


Evite distracciones. Para realmente escuchar lo que la otra persona está diciendo sea disciplinado. Evite interrumpir, permita que la otra persona termine de pensar. No termine sus frases o ponga palabras en su boca. Sea paciente y muestre respeto genuino ante ellos. Evite la tentación para dar un consejo no deseado. Eso puede percibirse como protagonismo y se perderá la conversación. Habrá tiempo para compartir su perspectiva. Simplemente recuerda que las personas no cuidan cuánto usted sabe hasta que ellos sepan cuánto usted cuida.


Sea Claro. Hay numerosas maneras de guardar la mudanza de la conversación diplomáticamente. Nivele el volúmen de su voz para asegurarse que escuchó lo que pensó. No asuma nada. Sea sincero.


Mantenga credibilidad. Sea sincero en su diálogo. Diga lo que quiere decir y sea congruente con lo que dice. Sea abierto, honrado y franco. Si usted no sabe la respuesta, dígalo. Si usted dice que va a hacer algo, hágalo. Permita a sus acciones apoyar sus palabras. En otras palabras, bajo la promesa, entregue.


Manténgase tranquilo. Ante lo que podría percibirse como un ataque personal, permanezca tranquilo. No tome las cosas de manera personal. El humor de la otra persona o la contestación probablemente estará basada en el miedo o frustración que está sobre usted como un individuo. No responda, pero intente solucionar el problema de raíz.


Sea positivo. No hable de los demás a sus espaldas. Si usted lo hace, ganará una reputación en el futuro sobre este tipo de conducta y perderá la confianza y respeto de otros. Evite el uso de idioma ofensivo, chistes y comentarios fuera de lugar, humor étnico o racial o algo que podría ofender a alguien más.


Coordine sus acciones con sus palabras. No es solo lo que usted dice sino como lo dice. Los estudios muestran que de lo que usted dice (sus palabras) cuenta sólo el 7% para lo que otros perciben de usted. El 93% depende de la comunicación visual, expresión facial, y tono de la voz. Reconozca las barreras no-verbales a la comunicación eficaz, y asegúrese de que el tono de su voz, su postura, sus gestos y sus movimientos apoyan sus palabras.

1 comentario:

equipo david/alan/victor/diana/mariana dijo...

pues este artículo es muy interesante pues nos da los tips para poder comunicarnos eficientemente,el aplicar o no éstas sencillas aunque importantes acciones pueden crear un cambio radical en la transmisión de nuestros mensajes, por lo mismo hay que poner énfasis en estos puntos


comunicando